“DE EMPRESA FAMILIAR A FAMILIA EMPRESARIAL” UN LIBRO DE USO FRECUENTE POR SU GRAN UTILIDAD

El Licenciado Ernesto Gomez Ibarra de la Mora ha publicado el libro “De Empresa Familiar a Familia Empresarial” en el que trata del futuro de los negocios familiares y también de lo importante que es la formación de los jóvenes líderes del mañana. Lógicamente, no es el creador de estos conceptos, sino el resultado de la investigación, estudio y recopilación de grandes pensadores e investigadores y estudiosos de la empresa familiar que él ha realizado de manera muy profunda durante los últimos años.

En su libro nos señala que los jóvenes de hoy, nuestros hijos, pertenecen a la generación más prometedora de la historia. Se encuentran en la cumbre de todas las épocas, la crisis obliga a ver lo importante, a entregar lo mejor, a luchar a fondo por lo que se quiere y, cuando supera, a surgir revitalizados más fuertes.

Ha visto como en algunas Empresas Familiares el crecimiento se convirtió en el objetivo central y casi único. Este criterio ha dominado la escena como el indicador privilegiado de una buena gestión directiva, convirtiéndose en el referente de retribución de los más altos responsables de las organizaciones: competitividad, rentabilidad y su rentabilidad.

Sin embargo, la crisis ha resultado ser una buena ocasión para identificar los lastres y los espejismos que distraen tiempo y recursos de las compañías y que, por ser nuestros o por estar en el corazón, siguen ahí. Nada puede ser más importante para el tránsito de la empresa familiar en medio del vendaval de la crisis de la agenda del Consejo y del Director General. Si de verdad dirige, lo que haga o deje de hacer condiciona el futuro de la compañía.

La crisis es un cambio que transforma el orden previo, una ruptura. Por esta razón, además de esforzarse para sobrevivir la coyuntura, es conveniente atender el cambio mismo.

El libro es una oportunidad para conocer el importante esfuerzo que hacen algunas familias para impulsar, todos juntos, un proyecto empresarial de futuro común, en donde en todas las familias que triunfan existe un compromiso importante con el éxito del negocio. Sin embargo el autor, también ha podido vivir personal y profesionalmente la enorme dificultad que representa para algunas familias empresarias saber combinar una institución natural basada en el amor como es la familia, con otra basada en la competencia y en los intereses económicos, como es la empresa.

Destaca por último que le han gustado mucho las sugerencias que le han dado sus amigos empresarios sobre cómo asegurar la continuidad de la empresa familiar y de las cuales escribe con profundidad en el libro, queriendo resaltar como resumen las siguientes:

  • Una buena comunicación entre los miembros de la familia es fundamental.
  • Parece imprescindible planificar el proceso de sucesión
  • Acordar las condiciones para el acceso al trabajo de los miembros de la familia en la empresa familiar y que deben estar reguladas en el protocolo Familiar.
  • Establecer unos buenos Órganos de Gobierno para la empresa (Consejo de Administración) y para la familia (Consejo de Familia) ayuda a profesionalizar las decisiones.
  • Consensuar reglas (Protocolo Familiar) para prevenir conflictos entre accionistas y muy especialmente aquellas que se producen entre los activos y los no activos en el negocio.
  • La dilución del accionariado es inevitable a partir de la segunda generación y es habitual que en la tercera se produzcan concentraciones de capital entre miembros de la familia por compra venta de acciones, por tanto dejar fijadas en estatutos las condiciones de las compra ventas de las acciones es un asunto de vital importancia para evitar conflictos.
  • La planificación testamentaria es algo imprescindible a estudiar profundamente, en todas las generaciones.

 

El Prólogo de este interesante libro lo ha escrito con gran ilusión José Manuel Zugaza, Socio -Director de la Consultora Unilco.

Fecha: 
Jueves, 1 Septiembre 2016